Eccema: tratamientos complementarios y alternativos

Muchas personas con eccema utilizan productos y prácticas fuera de la medicina occidental o convencional para ayudarles a controlar sus síntomas. Si está utilizando estas terapias naturales junto con medicamentos recetados por un médico, está utilizando un método «complementario» para controlar su eccema. Si está usando terapias naturales en lugar de la medicina convencional, está usando un método «alternativo».

Antes de considerar cualquier tipo de tratamiento, es importante comprender qué está desencadenando su eccema. Conocer los irritantes en su entorno diario puede ayudarlo a controlar mejor la afección, ya sea que esté usando medicinas tradicionales, terapias alternativas o ambas.

Se han estudiado las siguientes terapias complementarias y alternativas y se ha demostrado que son beneficiosas para ciertos síntomas del eccema en adultos. Consulte a su médico o farmacéutico si desea probar terapias alternativas para el eccema de su hijo.

Remedios naturales para el eccema

Aceite de coco

Los estudios demuestran que la aplicación tópica de aceite de coco reduce la cantidad de estafilococos en la piel, lo que reduce el riesgo de infección.
Aplicar aceite de coco una o dos veces al día sobre la piel húmeda. Asegúrese de elegir aceites de coco «vírgenes» o «prensados ​​en frío». Este método de extracción de aceite no utiliza productos químicos que puedan irritar aún más la piel.

Aceite de girasol

El aceite de girasol fortalece la función barrera de la piel y ayuda a retener la hidratación. También tiene propiedades antiinflamatorias. Aplique aceite de girasol en la piel de un adulto dos veces al día, una de las cuales se realiza poco después del baño mientras la piel aún está húmeda.
Evite el uso de aceite de girasol si tiene una alergia conocida a las semillas de girasol.

Aceite de tamanu

El aceite de Tamanu es conocido por sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y curativas. Ha sido utilizado durante siglos por las poblaciones locales de Polinesia y Melanesia. Hay que prestar atención al origen y la calidad del aceite de Tamanu para asegurarse de que conserva su actividad terapéutica. Se utiliza como base para una pomada que alivia los síntomas del eccema.

Vitamina b12 tópica

Se ha demostrado que la vitamina B12 tópica es eficaz contra los síntomas del eccema en adultos y niños. Sin embargo, no existen productos comerciales al momento de escribir este artículo.

Enfoque cuerpo-mente para tratar el eccema

El estrés es un desencadenante conocido de los brotes de dermatitis atópica. Aunque se desconoce la relación exacta entre el estrés y la dermatitis atópica, los expertos creen que cuando atraviesas una situación estresante tu cuerpo produce inflamación. Y la inflamación es una causa subyacente de los síntomas de la dermatitis atópica.

Entrenando la mente

Algunos expertos creen que existe una fuerte conexión entre los trastornos mentales y cutáneos. De hecho, algunos médicos practican lo que se llama «psicodermatología» para ayudar a los pacientes a sobrellevar el estrés, la ansiedad y otros trastornos emocionales que pueden empeorar sus síntomas. La psicodermatología se practica con más frecuencia en Europa que en los Estados Unidos.
Algunas de las técnicas utilizadas incluyen: hipnosis, biorretroalimentación, meditación

Acupresión

La acupresión es similar a la acupuntura, pero con presión física aplicada en ciertos puntos del cuerpo, en lugar de agujas, para liberar «energía vital». Estudios limitados muestran que la acupresión puede ayudar a aliviar los síntomas de picazón y liquenificación: piel gruesa y correosa.

Masaje

Es bien sabido que el masaje ayuda a aliviar el estrés, lo que puede ayudar a reducir los brotes de eccema. Es importante consultar a un masajista autorizado que tenga experiencia en el trabajo con personas con afecciones cutáneas no contagiosas. Antes de su cita, consulte con su masajista para asegurarse de que los aceites y las lociones utilizados no desencadenarán su eccema o lo empeorarán. Traiga el suyo, si no está seguro.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *